miércoles, 9 de septiembre de 2009

The red house III


Después de ordenar mis ideas, y los planes que tenia que hacer, me levanté del sofá, volví a mirar el teléfono. Pensaba que todo esto era un sueño, que él no habia llamado y me habría dicho eso...pero el mensaje estaba allí...
Fui a la cocina, me asome a la ventana, otro día de calor menos...Y pensar que en un día estare en Suecia, al frio de Suecia...Me fui corriendo a la habitación, abrí el armario de golpe, y empece a escoger la ropa, tendría que llevar ropa de invierno, alli dicen que hace mucho frio...La temperatura no subia más de 24º..."¡Dios, si que voy a pasar frio!". Cogi unas maletas de encima del armario y las empece a llenar. Llevaba todo lo que veía, todo "para por si acaso"...Cuando acabé mire el reloj, las 19.35 de la tarde. Me fui a hacer la cena, sinceramente, ese día no tenía mucha hambre. Tenía un zumbido en el estómago que no me dejaba pensar en otra cosa que no ser en Byron, en que en unas horas, lo volvería a tocar, a besar, a tener su aroma pegadizo por todas partes...Intenté distraerme con los chicos que iban a surfear a última hora...Muchas veces había ido a verlos surfear; me parecía algo interesante y fantástico, el poder estar de pie, encima de la ola y dejarse llevar...Eso tenía que hacer ahora, dejarme llevar...
La noche se paso muy larga, no conseguia conciliar el sueño...siempre que me pasaba eso, él me acariciaba el pelo, pero ahora no está...me levanté a por agua, cogi una manta y salí al porche. Todo estaba oscuro. Mañana estaría con él. Estaba nerviosa. Al final, me metí en la cama, cansada del cansancio y me dormí.
"¡Teléfono!¡Que alguien coja el teléfono!...¡MIERDA!" Me levanté corriendo de la cama...tropecé el edredón hasta que por fin...
- ¿Si?
- Estabas dormida, fijo que te tropezaste con el edredón jajajaja
- ¡Byron!
- Solo tengo dos minutos. Escuchame bien, y dejame hablar ¿vale? que te conozco...
- ¡Vale!- se me escapó un bostezo.
- Atenta, cuando llegues del vuelo un Audia A7 gris con los cristales de atrás tintados te estará esperando a la salida del aeropuerto...te llevará a un hotel. Ya tienes la habitación reservada a tu nombre y apellido. Nada más que llegues quiero que me llames al número que tendrás dentro del sobre que te llegará hoy. Y te iré a ver lo más rápido que pueda. Y después hablaremos de todo y te diré que hacer.
- Estoy nerviosa.
- Yo también. En unas horas te veo...te amo.
Colgué el telefono. a los pocos minutos picaron a la puerta, me puse una bata y salí corriendo. Tenia que ser el cartero...Lo era, certificado urgente desde Suecia. Una firma. Temblorosa y sin decirle gracias al cartero me fui al salon. Abrí el sobre. Ahí estaba el billete, el dinero y una carta...Un número de telefono y un te amo en grande. El avión salia a la 13.30 de la tarde. Tenia 5 horas para preparar las ultimas cosas y llamar a mi amiga. En dos horas lo tenia todo echo. Llamé a un taxi, metí las maletas y me dirigí al aeropuerto. Espere hasta que llamaron a los pasajeros con destino a Suecia. Ya estaba en el avion. Pronto estaria con el. Cerre los ojos.

- Señora, ya hemos llegado, por favor despiertese - me dijo la azafata muy amable. Mi corazón empezó a acelerarse. Tenia que salir lo mas rápido que podía para verlo lo antes posible. Nada más salir, vi el audi, y al conductor con un cartel que ponía JAMIE en azul. Le saludé con la mano y el hizo una reverencia. Demasiado cortés. Cogío mis maletas y nos fuimos al hotel. Nada más llegar le dije gracias en sueco (intente que me quedaran algunas palabras cuando no me podía dormir la noche anterior) y el me sonrió, muy amable llevando mis maletas a recepción. Entramos y me saludaron en sueco. Algo le dijo el conductor y me sonrieron todos, me dieron la llave sin decir nada y me llevaron a la habitación. Me dejaron las maletas y le dí la propina al botones. Era la suite. Preciosa. Un salon enorme, un baño con jacuzzi y una cama grande y con sabanas rojas y blancas, en frente una puerta de cristal que te mostraba toda la ciudad. Sin duda la había cogido por las vistas...Me dirigí al teléfono y lo llamé.
- Ya estoy aquí.
- Te amo - contesto.
Me duché rápidamente, y me cambie de ropa, no sabía que ponerme, había estado super comoda con los vaqueros que lleve durante el viaje, tenía que ponerme algo más...¡abrigado!. Me puse otros vaqueros, una camiseta, un jersey y una chaqueta. Llamaron al teléfono...Lo único que había entendido era..."Madame Jamie, sjdkfh ksdjfh Byron, fkjhk llhkgh en recepción". Colgué rápidamente me peine de nuevo en frente del espejo de la entrada y salí cogiendo la tarjeta de paso. Llamé al ascensor, me parecia que nunca iba a llegar. Marque el bajo. Se abrieron las puertas...Ahí estaba...de pie, mirando para afuera. Todo lo que había sufrido durante ese año se esfumó, las lágrimas, los nervios, todo. Se dio la vuelta y me sonrió, con esa sonrisa suya...salí corriendo del ascensor y salte a sus brazos...Empecé a llorar. Sin parar.
- Tranquila mi amor, ya estas conmigo. Te amo, te amo muchísimo.
Me besó como si nunca nos hubieramos besado. Nunca más iba a dejarlo separarse de mi. NUNCA.


~ Continuará.

1 comentario:

cisne negro dijo...

Me encantaaaaaaaa♥
sigue escribiendo *_________*