martes, 28 de julio de 2009

To Sleep?


Había intentado dormir un par de horas, desde que se fue él. Pero le costaba conciliar el sueño. El torbellino de sentimientos que luchaban por prevalecer en su pecho la obligaba a revolverse en la cama con una sonrisa pertinaz que le hacía estirar la comisura de los labios. Debería ser delito sentirse así de feliz. La sensación de bienestar era tan intensa que no sabía qué hacer consigo misma. Se tumbó de lado, con la mejilla derecha apoyada en las manos. Todo le parecía estupendo. Y pensar que un solo día, veinticuatro simples horas, pudiese marcar tal diferencia. Ayer, a la misma hora, se despertó con el pecho encogido. Despertó a una soledad que no se veía capaz de ignorar. Ahora, en cambio, casi podía sentir físicamente las caricias que él le hacia sobre su piel. Físicamente no era, en realidad, la palabra más precisa, o más bien era una palabra demasiado limitada. Todo su ser sentía que el estado de pareja había venido a sustituir a su soledad, y que el silencio del dormitorio, que antes se le antojaba amenazador e infinito, era ahora indicio de sosiego.

1 comentario:

cisne negro dijo...

Me gusta *-*

mañan te veo :DDDDDDDD
te quiero MUCHO!