lunes, 27 de julio de 2009

Paseo entre sábanas.


Se durmieron acurrucados uno contra otro, y lo último que sintió antes de dormirse fue el brazo de él rodeándole el pecho y sus dedos trenzados con los de ella. Se durmió con una sonrisa en los labio. Su respiración lenta y profunda indicaba que dormía placenteramente. Lo más probable es que estuviese soñando, Pues le aleteaban las pestañas y los párpados se estremecían levemente de vez en cuando. Pensó que podría quedarse allí contemplándolo eternamente sin cansarse. Toda la vida, si era necesario.

1 comentario:

cisne negro dijo...

bua, que bonito*_____*

mañanamañana♥

te quiero!